¿Necesitas ayuda?
96 000 1401
Te regalamos un liguero por tu compra:

Mordazas

Mordaza transpirable rojo

Diámetro de la bola 4 cm

13,90€

 
Mordaza transpirable y ajustab

Mordaza y antifaz de regalo

9,99€

 
Mordaza de gancho roja

Con correas ajustables rojas

12,90€

 
Mordaza con cadenas y pinzas p

Con pinzas suaves y regulables

21,90€

 
Mordaza transpirable con tira

Mordaza y antifaz de regalo!

17,80€

 
Mordaza con bola de silicona r

silicona medica. Libre de phalatos

23,60€

 
Mordaza con bola soft roja

Bola roja c/correa y antifaz de regalo

10,99€

 
Mordaza principiantes negra

Incluye antifaz de regalo

10,99€

 
Mordaza transpirable negro

Pelota de goma con agujeros

10,99€

 
Mordaza cilindrica negro

Incluye antifaz de regalo!

13,50€

 
Mordaza principiantes negra y

Incluye antifaz de regalo

11,80€

 

Tipos de mordazas

Hay muchos tipos de mordaza sexual, pueden ser de muy diferentes formas y construidas con diversos materiales. En general, es raro que la mordaza no esté presente en casi cualquier sesión de bondage o juego de sumisión así como en la práctica del bdsm.

La mordaza de bola es una de las formas de mordaza más conocida, pero no por ello más, ni menos excitante que otras formas de mordaza sexual y las encontramos tanto en las de tipo wiffle, hechas con una bola blanda o con orificios para facilitar la respiración, como hechas con una bola dura, utilizada para el bdsm.

Otras formas de mordaza pueden ser, la mordaza dildo o con forma de pene, que se introduce en la boca del amordazado o las mordazas cilíndricas, formadas por una pieza alargada a con forma de tubo que se coloca transversalmente en la boca.

La mordaza BDSM

Las conocidas como mordaza bdsm o mordaza sado pueden también ser de diferentes formas y materiales y aunque son casi un imprescindible entre los practicantes de ésta forma de sexo, a diferencia de la mordaza bondage es, generalmente, un tipo de mordaza sexual más dura, tanto en aspecto como en función y aunque se utilizan básicamente para lo mismo, callar al sumiso o sumisa, pueden estar diseñadas con formas más extremas y materiales más duros, resultando algunas veces algo incómodas o agobiantes para quien no está acostumbrado a este tipo de prácticas bdsm.